Servicio de Psicología 

Según la Asociación Americana De Psicología (APA) “La psicología es una disciplina diversa, basada en la ciencia, pero con aplicaciones casi ilimitadas en la vida cotidiana. Algunos psicólogos hacen investigación básica, desarrollan teorías y las prueban mediante métodos de investigación cuidadosamente perfeccionados que incluyen observación, experimentación y análisis. Otros psicólogos aplican el conocimiento científico de la disciplina para ayudar a las personas, organizaciones y comunidades a funcionar mejor.

A medida que la investigación psicológica arroja nueva información, ya sea que se trate de intervenciones mejoradas para tratar la depresión o cómo los humanos interactúan con las máquinas, estos hallazgos se convierten en parte del conocimiento de la disciplina y se aplican en el trabajo con pacientes y clientes, en escuelas, en entornos corporativos, dentro del Sistema judicial, incluso en el deporte profesional.

La psicología es una profesión a nivel de doctorado. Los psicólogos estudian el funcionamiento normal y anormal y tratan a pacientes con problemas mentales y emocionales. También estudian y fomentan conductas que fomentan el bienestar y la capacidad de recuperación emocional. Hoy en día, como el vínculo entre la mente y el cuerpo es bien reconocido, cada vez más psicólogos se están asociando con otros proveedores de atención médica para brindar atención médica integral a los pacientes”.

EL SERVICIO DE PSICOLOGÍA brinda atención psicológica con la finalidad de ayudar a las personas y demás miembros de la familia a conseguir el pleno desarrollo de su potencial. En este sentido, estimamos que cualquier persona puede “trabajar” conscientemente para crecer e integrarse, potenciar sus emociones positivas, lograr actualizar sus recursos y alcanzar un mayor grado de desarrollo personal, no solo de su inteligencia intrapersonal e interpersonal, sino también de todos sus talentos.

Nuestra principal función es dar soporte a las personas de forma privada y confidencial; y para lograrlo realizamos los procesos de evaluación, diagnóstico, consejería, orientación psicológica, terapia y psicoterapia de acuerdo a las necesidades de las personas, además   utilizamos estrategias preventivas y promocionales grupales a través talleres y charlas,

  • Potenciar el repertorio de habilidades adaptativas de los usuarios.
  • Promover las habilidades sociales y de interacción.
  • Entrenar en las habilidades de toma de decisiones y de resolución de problemas prácticos.
  • Favorecer un proceso de madurez personal y de autonomía.
  • Fortalecer habilidades intrínsecas como autoestima, automotivación, resiliencia, etc.
  • Potenciar el bienestar físico-emocional a través del manejo de en situaciones de crisis.
  • Acompañamiento en duelo, personal y familiar
  • Enseñar herramientas corporales y emocionales de adaptación a nuevas situaciones que se presente en la vida.
  • Potenciar un bienestar psicológico y ayudar a manejar conflictos y otros problemas, de relación, etc.

El servicio de Terapia Individual es una de las muchas estrategias para brindar atención integral y multidisciplinaria a los pacientes que solicitan ayuda a la institución. Este servicio conjuga diferentes líneas teóricas de atención para dar respuesta desde la esfera psicológica a un fenómeno complejo donde el psicólogo trabaja con una persona de modo exclusivo o casi exclusivo para ayudarle a reducir o superar un trastorno, eliminar o reducir comportamientos de riesgo, adquirir o potenciar hábitos saludables, afrontar una enfermedad crónica, etc. como, por ejemplo:

  • Evaluación
  • Diagnostico
  • Autoestima
  • Manejo de ansiedad y estrés
  • Depresión
  • Control de impulsos
  • Manejo de agresividad
  • Intervención en duelos y separaciones
  • Entrenamiento en habilidades sociales
  • Atención y concentración
  • Formación de hábitos
  • Afronte a diagnósticos y enfermedades crónicas
  • Entre otros

 

Está recomendado cuando el problema es de dos o más miembros, y no sólo del supuesto paciente, y los mencionados miembros están dispuestos a participar en la terapia. Esto último es siempre lo más recomendable.

En la terapia de pareja y familiar se busca que los miembros implicados:

  1. a) se den cuenta de su propia contribución al problema y de los cambios positivos que pueden realizar, y
  2. b) mejoren sus pautas de comunicación e interacción de cara a la resolución del problema.

La terapia en pareja o familia puede ser precedida, seguida o acompañada de terapia individual para alguno de los miembros, cuando estos presentan algún problema que no está relacionado con el sistema.

La terapia de pareja puede estar indicada cuando hay conflictos de valores, creencias, estilos de vida o metas, o cuando hay problemas en las áreas de comunicación, afecto, fidelidad, educación de los hijos, manejo del dinero, sexo, autonomía personal o dominio-sumisión.

La terapia de familia puede estar indicada cuando hay problemas de comunicación, crisis familiares o problemas de algún miembro de la familia mantenidos por los patrones de interacción en esta.

Esta modalidad de tratamiento depende de que se pueda contar con varias personas que presenten problemas similares (p.ej., trastorno de pánico) o tengan un objetivo común (p.ej., aprender habilidades de cuidado y educación de los hijos) y cuyas características no les impidan la participación en el grupo o incidan negativamente en el funcionamiento de este. Siempre que sea posible, parece recomendable conducir un tratamiento en grupo, ya que, en general, es al menos igual de eficaz que el individual y presenta además una serie de ventajas adicionales. También hay posibles inconvenientes que es necesario conocer para poder manejarlos caso de que surjan.

Posibles ventajas de los grupos:

  • Descubrir que los propios problemas no son únicos,
  • mayores expectativas de mejora,
  • disponer de varios modelos, puntos de vista y fuentes de información y retroalimentación,
  • mayor credibilidad de los puntos de vista acordados entre todos o suscritos por una mayoría,
  • aumento de la motivación debido al apoyo y presión del grupo, al compromiso público delante de este y a la observación de los progresos de los otros.
  • Posibilidad de ayuda mutua dentro y fuera de las sesiones,
  • facilitación de la independencia respecto al terapeuta y de la confianza en los propios recursos,
  • desarrollo de habilidades sociales,
  • sentirse parte de algo que se valora (cohesión; los miembros de los grupos cohesivos se aceptan bien entre sí, se apoyan y están más dispuestos a escuchar, participar y dejarse influir por los otros), j) potenciación de la liberación emocional.
  • Aprendizaje de nuevas reglas básicas de la vida (esta es a veces injusta, no es posible escapar de las penas y de la muerte, hay que afrontar los problemas),
  • aprendizaje de nuevos comportamientos, creencias y sentimientos en áreas que fueron problemáticas desde la niñez o adolescencia (dependencia, rebelión sistemática ante la autoridad, rivalidad),
  • ahorro de tiempo y esfuerzo por parte del terapeuta, y
  • se trata a más personas y a un menor costo.

El tratamiento grupal no es adecuado para pacientes prolijos, agresivos, paranoides, narcisistas, no motivados o que requieren una gran atención, ya que no se van a beneficiar del grupo o van a retrasar o impedir el progreso de este. Similarmente, otros pacientes inadecuados para el tratamiento en grupo pueden ser los fóbicos sociales graves (estarán tan ansiosos que no cumplirán el tratamiento o lo abandonarán), los depresivos graves (no se van a implicar y pueden desmoralizar a los demás) y los que siguen abusando de los fármacos psicótropos, drogas y/o alcohol cuando desean tratar otros problemas (el abuso puede interferir con la resolución de dichos problemas).

 

Los talleres psicológicos buscan internalizar el aprendizaje a través de una recreación del problema. Es válido señalar que la gran diferencia entre los talleres y grupos terapéuticos es que los primeros no buscan movilizar cambios a nivel inconsciente, aunque estos pueden ocurrir en forma espontánea y si es el caso, serían muy bienvenidos.

tienen una duración determinada y están orientados a entregar un nuevo conocimiento, utilizando estrategias y herramientas –como el juego, dinámicas, cambio de roles, y muchos otros- donde se les entregará mucha información importante sobre la temática del taller, como, asimismo, se realizarán varios ejercicios de modo que las personas vayan practicando tal habilidad. El trabajo realizado en el taller buscará que la persona utilice su capacidad de análisis ante el presente aprendizaje y sus beneficios, y a pesar de sus sentimientos internos, sea capaz de generar la conducta solicitada.

Los talleres psicológicos surgen de las necesidades de los participantes teniendo siendo el objetivo principal aprender, reforzar y motivar sobre temas para un mejor desempeño personal y grupal.

Los temas que tratamos en los talleres psicológicos, son aquellos que tienen tanta importancia en nuestra vida en general y en las situaciones de interacción en particular: espacios propios, espacios compartidos, comunicación-incomunicación, buenos y malos tratos, pensamiento y emoción, enojo que destruye y enojo que construye, tristeza y dolor, actitudes amorosas. ¿Qué pasa con nuestro stress? ¿Y cómo nos influye en el momento del contacto con el otro?

En los talleres psicológicos, nos inquieta y nos estimula la búsqueda de una mirada positiva para intentar el cambio.

Donde  los participantes puedan conectarse despojados de preconceptos y poder articular así su experiencia vital con el tema de cada encuentro.

centro médico de rehabilitación

¿Conoces la raíz de tus dolencias?

Somos la solución a tus dolores. Agenda tu cita

¡Reservar Cita!

CUBAMEDIC

La rehabilitación
CUBANA
llegó al PERÚ